domingo, 28 de abril de 2013

Mirando por la salud: Pan de trigo y semillas de lino

¡Y  sigue lloviendo!
Hace ya casi tres horas que estoy en danza y todavía no he conseguido acabar esta entrada (con el consiguiente retraso en mi día de estudio :-)), pero es que sigue lloviendo y lo que más apetece es tomarse un buen tazón de cualquier té aromático y spicy, mientras me hacen compañía las dos reinas de la casa (… me está entrando complejo de almohada…, seguro que los que tengáis mascotas me entendéis perfectamente :-)).
Ha sido una semana un poco larga, para qué voy a mentiros. Caótica y compleja, pero la buena noticia es que al final todo salió bien y, creedme, no fue fácil… Y a mi horribilis semana también se ha unido un tiempo un tanto atormentado. La lluvia y el fresquito han vuelto a acompañarnos durante estos días, así que empiezo a notar cómo un resfriado me sigue de cerca… por ahora parece que le estoy dando esquinazo, pero ya veremos si consigo escaparme o la semana que viene vengo acompañada de un paquete de pañuelos y una nariz bien roja.
La parte positiva de estos días lluviosos y oscuros es que apetece una barbaridad quedarse en casa y poner el horno en marcha. En el estudio tengo un sinfín de libros de cocina, algunos de los cuales parece como si tan solo los tuviese para alegrarme la vista, ya que no logro animarme nunca a probar las recetas. Ese era el caso (fijaros que ya hablo en pasado!!) del libro de Dan Lepart Hecho a mano. Sí, ya sé que es un sacrilegio pero aunque hace ya más de dos años que lo tenía en casa, y aunque me lo he mirado y remirado infinidad de veces, nunca me había puesto con ninguna de sus recetas. Pero ayer llegó el momento. Volví  a repasar una a una sus recetas y todas ellas me parecieron realmente interesantes. La cuestión era con cuál empezar… Después de darle unas cuantas vueltas me decidí por uno que seguro que tenía que salir bien. Por suerte no me decepcionó y ahora podemos disfrutar de unas riquísimas rebanadas de pan de lino y trigo.
Me encantan las semillas de lino. Es un alimento que todo el mundo debería introducir en su alimentación de forma regular. Es un potente anticancerígeno. Asimismo nos ayuda a regular la presión y la función arterial. También resulta muy beneficioso gracias a la gran cantidad de fibra dietética que posee y gracias al hecho de que es la fuente vegetal más rica en ácidos grasos Omega 3. ¿Os animáis a probarlas? Aquí os dejo la receta para que no tengáis excusa:
Pan de lino y trigo (receta del libro Hecho a mano de Dan Lepard)



Ingredientes:
150 gr  harina de fuerza
100 gr harina integral
¾ cucharadita (tsp) sal marina fina
100 gr semillas de lino marrón
2 cucharaditas de polvo de malta molida
150 gr agua a 20°C (en mi caso, le añadí más agua, ya que mi harina de fuerza absorbe bastante)
1 cucharadita (tsp) de levadura fresca desmenuzada
Elaboración:
Cogemos un bol grande y mezclamos las dos harinas, la sal, las semillas de lino y la malta molida. Por otro lado, desliamos la levadura en el agua. Mezclamos los ingredientes secos con el agua con las manos hasta que se integren completamente los ingredientes y nos quede una masa ligera y pegajosa (si es necesario le añadiremos más agua). Tapamos nuestro bol y dejamos reposar la masa unos 10 minutos.
Pasado este tiempo volcaremos nuestra masa sobre la superficie de trabajo ligeramente engrasada con un poco de aceite. Amasaremos 10 segundos y le daremos forma de bola. Lavamos y secamos el bol y lo engrasamos ligeramente. Metemos nuestra masa en él y la dejamos reposar unos 10 minutos tapada. Pasado este tiempo volvemos a sacarla del bol, la amasamos un poco más y le volvemos a dar forma de bola. Es momento de dejarla reposar en el bol, tapada, durante aproximadamente una hora en un sitio templado (21-25°C).
Cuando la masa ya esté lista la pasaremos a nuestra superficie de trabajo muy ligeramente enharinada y la dividiremos en dos partes. A cada una de las partes le daremos forma de bâtard y las dejaremos reposar tapadas sobre la mesa durante unos 10 minutos. Pasado el reposo las estiraremos un poco más haciéndolas rodar un poco más, hasta que nos queden con la forma de una barra. Ahora ya podemos pasarlas a una bandeja ligeramente enharinada, taparlas con un paño y dejar que fermenten hasta que prácticamente hayan doblado su volumen.
Mientras van fermentando ya podemos ir precalentando nuestro horno a 210°C. 
Cuando nuestras barras ya estén a punto tan solo nos quedará pincelarlas con un poco de agua y meterlas al horno. Las hornearemos unos 25 minutos y después bajaremos la temperatura a 190°C y las seguiremos horneando unos 20 minutos más, hasta que cojan un bonito color dorado. Ahora ya solo tendremos que dejarlas enfriar sobre una rejilla antes de poder hincarles el diente. El resultado es un pan muy saludable ideal para comer en rebanadas en el desayuno. Como sucede con todos los panes ricos en semillas, lo ideal es comer un par de rebanadas a diario, más que comérnoslo como bocadillo. Es decir, mejor un poco a menudo que todo de una sentada :-)! Aquí os dejo mis rebanadas:





Et c’est tout! Ah, y además también podéis cortarlo y congelarlo, de manera que por las mañanas solo tengáis que meter un par de rebanadas en el tostador para volver a disfrutar de la misma textura que el día de horneado. ¿Os animáis?



Enviada a YeastSpotting

10 comentarios:

  1. Um pão lindo e bem o meu gosto.
    Gostei muito.
    bjs

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya gustado, Sao! Feliz Semana!!

      Eliminar
  2. Preciosas rebanadas. Te ha quedado de fábula; a nosotras nos gustan mucho las semillas de lino también: de hecho se las pongo a la leche del desayuno (con cereales) y también al yogur.
    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias!! A mí me encanta molerlas junto con unas semillas de sésamo para espolvorear mis ensaladas, ñam, ñam :-) Y encima muy saludable! Bsts

      Eliminar
  3. Te quedó fabuloso y debe ser una auténtica delicia, ideal para el desayuno. Sano y rico ¿ Qué más se puede pedir?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Mary! Creo que este va a ser uno de los panes recurrentes de mi cocina :-) Hay que cuidarse!! Bsts

      Eliminar
  4. olá Tábata,nada melhor do que um pão caseiro.Sano y perfecto para comer con mantequilla.bsts,violeta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Violeta! Qué ilusión verte por aquí :-). Me alegro de que te haya gustado! Bsts

      Eliminar
  5. Casi siempre desayuno pan de diferentes harinas, con semillas o con lo que sea, pero procurando que no sea blanco. Probaré la receta segurísimo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me encanta ir probando diferentes tipos de panes. El blanco hace tiempo que no lo como... con lo rico que está el pan con semillas o con frutos secos :-). Me alegro de que te haya gustado!! Bienvenida!!

      Eliminar